Pechuga de pollo Sea Salt marinada con azafrán y gazpacho de yogurt con calabacita

6 porciones:
1 taza de vino blanco
2 limones
1 pizca de azafrán
3 pechugas de pollo deshuesadas sin piel
6 calabacitas
250 ml de caldo de verduras
½ taza de aceite de oliva
El jugo de una lima
2 cucharadas d cilantro picado con todo y tallos
Sal y pimienta al gusto
1 pepino
½ cebolla amarilla finamente picada
1 tomate redondo finamente picado
6 cucharaditas de yogurt natural griego

Mezcla el vino, el jugo de limón y el azafrán en un tazón grande. Incorpora las pechugas de pollo y marínalas durante la noche.
Calienta la parrilla a fuego medio alto (si tu parrilla cuenta con medidor, caliéntala a 180°). Asa las pechugas durante seis minutos por cada lado o hasta que estén cocidas por completo, y después pártelas en rebanadas de 25mm. (Otra opción consiste en asar el pollo en el horno con el mismo tiempo para cada lado.) Enfría el pollo en el refrigerador. Pon las calabacitas, el caldo de verduras, el aceite de oliva, el jugo de lima, una cucharada de cilantro y el resto del jugo de limón en una licuadora y mezcla hasta que quede un puré. Añade sal y pimienta al gusto. Vacía la mezcla en un tazón grande e incorpora el pepino, la cebolla amarilla y el tomate. Deja que enfríe de una a dos horas. Una vez que esté listo para servirse, divide la sopa en seis porciones y corona cada una con una cucharadita de yogurt. Agrega las rebanadas de pechuga a cada plato, sazona con sal y pimienta, y adereza con el cilantro restante.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *