¿Hipoglucemia o ataque de pánico?