Estrés, el enemigo del colesterol