Astenia de primavera: falta de energía cuando cambia la estación

Fuente: LAPRENSA.COM.AR

La llegada de la primavera produce cambios: muchos sienten cansancio, apatía, irritabilidad y hasta tristeza. Este conjunto de síntomas que acompaña el cambio de estación es una respuesta fisiológica normal del organismo y se denomina astenia de primavera.

La falta de energía física y mental y el estado de ánimo decaído, al punto de rozar la tristeza, que sienten muchas personas en esta época del año parece ir más allá de lo subjetivo.

Se denomina astenia de primavera a un cuadro que se caracteriza por cansancio corporal, muscular y psíquico, y apatía, podría compararse con un leve cuadro depresivo que desaparece en un par de semanas.

Esto tiene un componente biológico debido a los cambios horarios que se hacen de un día para otro en las ciudades. Si nos levantáramos a la salida del sol tendríamos el tiempo suficiente para que los cambios hormonales de nuestro cuerpo sigan paso a paso los cambios estacionales. Cuando los cambios horarios son artificiales e impuestos de un día para otro, y el cambio es de una hora, producen un desequilibrio en el acompañamiento biológico. Debido a esto, en la primavera se genera un cuadro leve y de una duración no mayor de 15 días hasta que el organismo se adapta a las alteraciones propias de las estaciones.

Queda claro que no se trata de una enfermedad, sino una adaptación del cuerpo a los cambios estacionales. Sucede que el reloj biológico necesita un tiempo para acomodarse a los días más largos, las temperaturas más altas y la presencia de más horas de luz.

En primavera la situación se complica más con las alergias por el polen y cambios de la flora, que en aquellos que lo sufren se suma al cuadro de astenia, agravándolo.

Si el malestar se extiende más allá de lo previsible y los síntomas se vuelven más intensos, es fundamental consultar con el médico de cabecera. Porque este cuadro puede ser la manifestación de una enfermedad latente.

Los que ocurre es que las hormonas que deben de subir a las 8 aún no llegaron a aumentar, dado que necesitan tiempo, pero yo igual me tengo que esforzar para exigir a mi cuerpo lo mismo.

El cortisol es la hormona del estrés, pero el bueno, el estrés fisiológico y necesario para enfrentar la lucha de cada día a la mañana, y nos pone en estado de máxima vigilia junto con la adrenalina y luego hace una curva normal descendente para llevar a su mínimo a las 23 horas.

En el caso de la astenia de primavera queremos artificialmente estar en una estado de plena vigilia a las 7 horas y aún el cortisol no ha llegado a su pico máximo, y allí esa sobreexigencia sobre todo en aquellas personas que trabajan en relación de dependencia y que no pueden modificar el horario de comienzo de trabajo van a sentir que tienen mucho cansancio y falta de fuerza con fastidio e irritabilidad al levantarse a la mañana debido a que no están acompañados internamente por toda la maquinaria biológica normal.

Esto genera un estrés patológico, se necesita acudir a los estimulantes como el café fuerte, el mate cargado, el chocolate, y el que fuma empieza temprano a fumar. Esto se complica con otros malestares como la gastritis, las contracturas, la presión alta o colon irritable.

No obstante, los síntomas de la astenia de primavera son pasajeros, duran no más de dos semanas, hasta que el organismo se acostumbre.

Dra. María Alejandra Rodríguez Zía
Médica clínica y endocrinóloga (M.N. 70.787)